Acura celebra los 30 años del superauto icónico NSX

Acura cumple 30 años desde el debut mundial en 1989 de la primera generación Acura NSX, el primer auto exótico no europeo, una máquina superligera, liviana, con un monocasco totalmente de aluminio, un tren de válvulas VTEC y niveles de calidad y confort de conducción extraordinarios para los autos deportivos de la época.

 

Presentado como el NS-X Concepto, el precursor del NSX de producción en serie, Acura escogió el Salón del Automóvil de Chicago para el estreno mundial, en una conferencia de prensa realizada en el hotel Drake el 9 de febrero de 1989. Al celebrar este evento histórico, Acura regresa al Salón del Automóvil de Chicago, organizando un panel para reflexionar sobre los orígenes del auto, su impacto en el panorama automotriz, y el papel que el NSX de la próxima generación está desempeñando en el renacimiento de Acura hoy en día.

 

A la discusión del panel se unen Jon Ikeda, vicepresidente y gerente general de Acura, cuya carrera de 28 años en Acura fue catalizada por el lanzamiento del NSX, y Csaba Csere, ex director editorial de la revista Car and Driver, que asistió a la revelación de 1989 y estuvo entre los primeros periodistas en manejar el NSX original y el de segunda generación.

Lanzado conjuntamente con el Salón del Automóvil de Chicago, Acura ha publicado un nuevo video con imágenes retrospectivas de un NSX de producción en serie de un primer año modelo (1991) y un NSX actual (2019), junto con imágenes nunca antes vistas del estreno del NS-X Concepto original. 

 

Desde su debut, el NSX ha causado una impresión indeleble en el mundo de los autos exóticos y los súperautos. Su construcción totalmente de aluminio y su motor VTEC V6 de 270 caballos fueron lo más exótico disponible en ese momento, pero su cabina ergonómica, con una comodidad convencional, y su comportamiento gentil en la vía son marcadamente opuestos a autos exóticos europeos contemporáneos.

 

“Antes del NSX, siempre se suponía que el rendimiento del súperauto cobraba un precio a la comodidad del interior y a la capacidad de manejo cotidiana”, dijo Jon Ikeda. “El NSX ha roto esas nociones, y ha elevado el nivel de exigencia de cualquier otro fabricante de autos exóticos y súperautos. Los efectos todavía se sienten hoy. El NSX fue una gran inspiración y una de las principales razones por las que me sentí atraído a unirme a Acura, hace casi 30 años”.

 

Al igual que su predecesor, el NSX de segunda generación de hoy incorpora una tecnología innovadora. El Acura NSX es el único súperauto hecho en los Estados Unidos, y el único que utiliza motores eléctricos para mejorar cada elemento del rendimiento dinámico, combinando fluidamente el Sport Hybrid Super Handling All-Wheel Drive (Tracción en las Cuatro Ruedas con Super Manejo Deportivo Híbrido) de tres motores con un motor V6 central a la medida con doble turbocompresor, para suministrar una gama sin paralelo de experiencias de manejo, desde el modo Quiet totalmente eléctrico hasta lo último en capacidad hasta el límite del modo Track.

 

Con su carrocería de estructura espacial de material múltiple, su revolucionario sistema Sport Hybrid Super-Handling All-Wheel Drive de tres motores, el NSX de hoy rinde homenaje al carácter innovador del original mientras explora completamente nuevos conceptos en rendimiento de súperautos eléctricos. También, al igual que el original, el diseño del tren motriz del NSX de la próxima generación evolucionó radicalmente desde sus orígenes conceptuales.

 

El Acura NSX Concepto que debutó en el Salón del Automóvil de Detroit de 2012 exhibió un motor V6 de aspiración natural de 60 grados montado transversalmente detrás de los asientos, en una configuración similar al NSX original; sin embargo, en medio del desarrollo, el equipo internacional de I+D decidió tomar una vía más difícil: la creación de un totalmente nuevo V6 con doble turbocompresor de 75 grados montado longitudinalmente. Y, de manera similar al paso a un V6 DOHC en el original, la adopción de un nuevo concepto de tren motriz tuvo amplios efectos en las proporciones de la carrocería, el paquete aerodinámico y el diseño general.

 

“Cambiar el diseño y la configuración del tren motriz NO fue una tarea fácil”, dijo Ted Klaus, líder de Desarrollo Global del NSX. “Francamente, fue como someterse a un trasplante de corazón y a la vez correr un maratón. Pero 10 segundos al volante, y uno entiende por qué esta unidad de potencia es fundamental para ofrecer una Nueva Experiencia Deportiva”.

 

Porsche restaura un súperdeportivo Carrera GT

Con un motor 10 cilindros en V y 612 caballos de potencia derivado de un tren motriz de Fórmula 1, un diseño premium y, no menos importante, el incomparable placer de conducción que ofrece, el Porsche Carrera GT sigue siendo un hito en el mundo de los súperautos deportivos, aún después de haber transcurrido 15 años desde su lanzamiento. Un coleccionista en Estados Unidos encargó a Porsche Classic restaurar a fondo uno de los vehículos que hace parte de su colección privada. Ahora los especialistas de Porsche presentan orgullosamente el resultado.

 

Fue realmente un proyecto espectacular. El dueño quería una reconstrucción completa y personalizada del vehículo, con la calidad de fabricación que solo Porsche puede ofrecer. El proceso implicó que el auto fuera desarmado por completo en partes individuales para que los especialistas pudieran revisar exhaustivamente cada componente y restaurar o reemplazar los que fueran necesarios.

 

Extraordinaria pintura en Verde Roble Metalizado

Todos los componentes del motor, la transmisión y el chasís fueron reacondicionados completamente, e igualmente el Carrera GT recibió también un acabado completo. Trabajando con Porsche Classic, el propietario eligió la pintura Oak Green Metallic (Verde Roble Metalizado), un color que apareció por primera vez en la década de los 70, pero que nunca estuvo disponible para el Carrera GT.

Como complemento, los rines de cinco radios de magnesio fueron diseñados de manera especial, inspirándose en las legendarias ruedas deportivas de BBS, que tenían unos rayos pintados en dorado y un anillo de borde pulido. Sin embargo, los expertos en materiales del centro de investigación y desarrollo de Porsche en Weissach descubrieron que el pulido del rin alteraría estructuralmente el material de tal manera que potencialmente se debilitaría de forma peligrosa, por lo que fue necesario un proceso de ingeniería alternativo para crear el deseado borde metálico brillante.

 

Un anillo de plata cubierto con plata

La solución al desafío estaba en utilizar plata, un metal precioso. En un procedimiento innovador que nunca antes había sido utilizado en la producción de vehículos en serie, los especialistas aplicaron una capa plateada para crear un acabado de superficie visualmente similar al cromo.

 

Sin embargo, esta capa de plata brillante requiere un recubrimiento de protección, pues la plata es el segundo metal, después del hierro, que se oxida con mayor facilidad: la oxidación prolongada del hierro se convierte en herrumbre, mientras que cuando la plata es expuesta al oxígeno atmosférico y al agua acumula una capa negra en su superficie. Por esta razón, el anillo del borde necesitaba una protección de laca transparente, al tiempo que los radios fueron pintaron de oro para lograr una combinación única. Como contraste técnico, el centro de la rueda quedó en azul y plateado, para albergar el emblema de Porsche en color.

 

El dorado de los radios del rin también está presente en otras partes del auto, por ejemplo, en las letras Porsche de las pinzas de freno, en el compartimiento del motor, en las carcasas de admisión e incluso en el interior, exactamente en la parte superior del volante, el cual está adornado con una sola franja dorada flanqueada en ambos lados por otra franja de Verde Roble, en un toque discreto y personal.

 

Laboriosa reparación de todas las piezas de fibra de carbono

Incluso en esta etapa, el trabajo en este Carrera GT especial estaba lejos de terminarse. “Debido a que el revestimiento de las piezas antiguas de fibra de carbono tiende a ponerse amarillo y se desvanece, invertimos 350 horas lijando y recubriendo manualmente todos los componentes de fibra de carbono, incluido el monocasco”, dijo Uwe Makrutzki, Gerente de Porsche Classic Factory Restorations, en Stuttgart.

 

El vehículo ya está listo para ser entregado, y por invitación de Porsche Cars North America, Porsche Classic lo presentó por primera vez en el Porsche Experience Center en Atlanta, a un selecto grupo de 100 invitados, incluido el propietario del automóvil.

 

Porsche Classic también organizó un simposio para coincidir con el certamen, moderado por el periodista especializado Pete Stout, y además contó con Alexander Fabig, Director del Centro de Clientes; Uwe Makrutzki, Gerente de Porsche Classic Workshop Restoration; el piloto de carreras David Donohue, y el diseñador de Porsche Tony Hatter, quienes estuvieron disponibles para hablar sobre el proyecto y responder las preguntas de los asistentes.