La regularización de vehículos ilegales sería grave

Logo_AMDA

 Ante la posibilidad de que en breve el Presidente López Obrador resuelva legalizar los vehículos extranjeros que circulan ilegalmente en nuestro país, la AMDA insistió que una regularización, sea cual sean sus condiciones, tendrá un grave impacto en el mercado interno del país.

 

“Tan sólo la última gran regularización de este tipo de vehículos ejecutada por el Presidente Vicente Fox provocó un descenso en ventas de hasta 30%, recordó Guillermo Rosales Zárate.

 

El director general adjunto de la AMDA insistió en que el mercado interno automotor lleva 25 meses de caídas consecutivas, que aunado a una regularización masiva de vehículos de contrabando, tendría un grave impacto en la operación, inversiones y empleos que brinda formalmente el sector distributivo de automotores.

 

“Por ello, insistimos a las autoridades involucradas en el análisis de una posible regularización, que desistan en el intento de hacer legal lo que entró de contrabando, lo que contrastaría con lo que el Presidente proclama de ‘al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie'”.

 

El vocero de los distribuidores comentó que las regularizaciones nunca han terminado con el problema sino que simplemente es el inicio de nuevo ciclo para seguir introduciendo basura automotriz en espera de una futura legalización.

 

Sería mejor, dijo Rosales Zárate, iniciar una investigación a las decenas de organizaciones que lucran con la esperanza de la población sobre la regularización de sus unidades de contrabando que a cambio de una cuota les otorga un cartón para circular de manera impune, exponiendo la seguridad pública y vial.

 

“Muchas de esas unidades de contrabando son abandonadas por sus conductores después de un accidente, obviando su responsabilidad; incluso, muchas de ellas son unidades de lujo que ni siquiera son usadas por la gente del campo”, lamentó.

 

Regularización de ‘chuecos’ y/o ‘chocolates’ impactará precios de reventa

De aplicarse una nueva regularización para que todos los vehículos de contrabando (‘chuecos’ y/ o ‘chocolate’) obtengan placas de circulación, los principales afectados serán los mexicanos dueños de automotores usados nacionales que han pagado sus impuestos y cumplido con los trámites formales para su circulación, ya que los precios de reventa de sus vehículos se verán mermados al incrementarse la oferta  con unidades de modelos y características similares que sean regularizadas.

 

Y es que el problema no se remite a que sean regularizadas y se queden en la Zona Fronteriza, sino que ya obteniendo placas de circulación podrán movilizarse a todo el país, impactando a todo el mercado nacional de usados y de manera colateral al de automotores nuevos, ya que los dueños de unidades usadas nacionales al disminuir los precios de reventa, se verán obligados a posponer la compra de una unidad más nueva.

 

Reconoce AMDA que existe un problema en la materia pero decretando una nueva regularización no se resuelve.

 

Esto ha quedado demostrado con los varios procesos de identificación de vehículos ilegales que han iniciado algunas autoridades estatales bajo el argumento de conocer el problema para arreglarlo pero que han sido un fracaso por la baja asistencia de ciudadanos, ya que es precisamente esta situación de irregularidad la que les permite incumplir con el pago de impuestos y trámites para obtener su circulación lícita.

 

Un buen ejemplo de un programa bien ejecutado, recordó el directivo de la AMDA, fue el llamado Todos somos Juárez por el Estado de Chihuahua en 2011.

No obstante, en ese mismo Estado es donde actualmente existen casos como el de Carlos Tena Nevárez, presidente municipal de Cuauhtémoc, que expidió engomados a vehículos ilegales y ahora se le están fincando responsabilidades legales por haberlo hecho sin tener  facultades para ello.

 

Rosales Zárate reconoció el combate a la corrupción emprendida por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, por lo que consideró que no se debe beneficiar a la ilegalidad regularizando el contrabando.

“Nadie por el margen ni por encima de la ley”, ha dicho el Presidente de México.