#GetCreativeWithPorsche: Recrear imágenes icónicas con Lego

Cuando el fotógrafo del automóvil Dominic Fraser quedó confinado en su casa sin poder viajar, comenzó a pensar en formas alternativas de fotografiar sus coches favoritos. Lo explica en este último episodio de la serie #GetCreativeWithPorsche.

 

Como uno de los principales fotógrafos de automóviles del Reino Unido, Dominic Fraser estaría normalmente viajando por el mundo fotografiando coches. Pero con las restricciones, se encontró atrapado en su domicilio sin una salida a su creatividad. Mirando alrededor de su casa, en la costa sur de Inglaterra, se fijó en el Lego de sus hijos y comenzó una exitosa serie de Instagram.

 

“Tenía la casa llena de cámaras paradas y lo encontré increíblemente frustrante porque quería crear algo”, explica Fraser. “Decidí utilizar los modelos de Lego Speed Champions para intentar recrear algunas de mis imágenes favoritas de la historia del automovilismo. Empecé con Audi y el quattro porque teníamos ese Lego en casa, pero luego decidí modelar una serie de imágenes de Porsche porque los coches y las fotos son muy icónicos”.

 

Fanático de la marca desde que comenzó a fotografiar coches en 1991, el interés de Fraser por Porsche aumentó en gran medida por una temprana experiencia con la leyenda de los rallyes y embajador de Porsche, Walter Röhrl. “Estábamos en una sesión fotográfica en el Motorsport Arena Oschersleben y necesitábamos algunas fotos de un 964 de carreras”, explica. “Walter estaba más que dispuesto a llevarme. El recuerdo de la velocidad y el ruido nunca me han abandonado. No hace falta decir que me costó mucho sujetarme. Ese hombre es una leyenda”.

 

Aunque sin los impedimentos del mal tiempo, el tráfico o los problemas técnicos, la sesión con Lego también ha tenido sus desafíos. “Ha ayudado a mi fotografía porque he tenido que pensar en las técnicas de la toma y visualizar exactamente lo que quería capturar”, dice. “Ha sido un proceso más conceptual de lo que estoy acostumbrado con los coches de verdad. En la vida real, se dispara mucho más sobre la marcha”.

 

El 919 Hybrid en el ‘pit stop’

 

“Una vez que he elegido recrear una imagen icónica en particular, estudio los detalles y pienso en lo que realmente puedo ver. Es increíble lo mucho que el cerebro llena los huecos en una foto normal, pero con las imágenes de Lego es un poco diferente. Para recrear la imagen del 919 Hybrid en boxes, tuve que pensar mucho en los detalles técnicos de la toma y en lo que intentaba capturar. La pista no se ve, así que puedo descartarla aunque sé que está ahí, y la tribuna queda a kilómetros de distancia. Con Lego, tuve que acercar la tribuna y jugar con las distancias focales porque la recreación necesita tener tantos elementos en foco como sea posible. En la vida real, se puede desdibujar la tribuna y el cerebro del lector llenará ese vacío con su supuesto conocimiento. Eso no pasa con los pequeños ladrillos de plástico.

 

También necesitaba situar las cosas para que quedaran bien en el encuadre. Hubo mucho ensayo y error hasta asegurarme de que la escena parecía realista. El ángulo de iluminación es realmente importante así que, si estás intentando esto en casa, presta mucha atención a dónde está el sol. La posición de la iluminación es vital para replicar una toma, especialmente ésta, así que coloqué una linterna para imitar el sol que se asoma en la parte superior del cuadro. Nada de esto importa al fotógrafo en una toma real porque solo está centrado en el momento, pero cuando tienes que construir la escena, hay una gran diferencia”.

 

El 917K en el Festival de la Velocidad de Goodwood

 

“Lo primero que hice para recrear esa imagen fue asegurarme de que todo el conjunto tuviera el aspecto correcto. La línea de salida del Festival de la Velocidad de Goodwood es tan conocida, que a veces puedes olvidar los detalles que componen la escena. He estado allí un montón de veces pero aún así tuve que esforzarme en recordarla. Simplemente construyendo las balas de paja y el árbol, junto con el pórtico de salida, instantáneamente creas esa sensación de Goodwood.

 

Después traté de aplicar algunas de las técnicas que he aprendido en mi trabajo diario para crear una foto de coche a coche, pero en miniatura. El desenfoque viene de una velocidad de obturación lenta y una cámara montada en un “coche” que va por delante del 917, como lo haría en tamaño real. Para asegurarme de que todo quedara enfocado, até un trozo de cuerda entre el 917 y el coche de la cámara para que los dos fueran arrastrados a la misma velocidad. Después, quité el improvisado cable de remolque con un software de edición.

 

Estaba bastante satisfecho ya que fue la única modificación que tuve que hacer en postproducción. A diferencia de la realidad, la toma no es el resultado de combinar varias fotografías y, por tanto, no había necesidad de efectos especiales de edición”.

 

El salto del 930 Turbo

 

“Si miras detenidamente la icónica imagen del 930 Turbo, originalmente tomada por Jeff Zwart y famosa por aparecer en segundo plano en la comedia estadounidense ‘Seinfeld’, verás que el coche levanta algo de polvo en la foto original. Quería mostrar eso en la foto de Lego porque haría que mi recreación fuera aún más realista. Espolvoreé un poco de polvo sobre el suelo de Lego y luego usé un soplador para esparcirlo en el aire”.

 

“Es importante pensar en el fondo de tu imagen. La toma original en la que estaba trabajando aquí tiene un paisaje borroso, así que decidí montar esta escena en mi jardín. Los arbustos en el fondo de mi jardín tienen el tono de verde correcto y, como están lo suficientemente lejos, me las arreglé para difuminarlos y que no se viera ningún detalle, como en el original.

 

El truco definitivo de esta imagen son las ruedas. Cuando un coche salta en la vida real, la suspensión se extiende y las ruedas se separan de las aletas. Los modelos de Lego no tienen muelles ni amortiguadores, así que para que las ruedas parecieran más separadas, construí un segundo piso “falso”. Después se trataba simplemente de suspender el coche con una cuerda, que luego quité con Photoshop, y disparar. Son estos pequeños detalles los que no son fáciles de detectar al principio, pero marcan la diferencia en una recreación realista.

 

Si alguien quiere probar esto en casa, le recomiendo que use unas pinzas para poner las pegatinas. Lleva mucho tiempo pero vale la pena porque cuando te fijas en el coche con detalle, se ven todos los defectos”. Es un consejo a tener en cuenta, a la vista de la precisión final de las imágenes de Fraser.