Audi e-tron Sportback: un SUV coupé para la familia e-tron

AudiE-TronSportback

“El futuro es eléctrico”: Audi se mantiene fiel a su estrategia de electrificación al presentar el segundo modelo 100% eléctrico de su gama. El Audi e-tron Sportback es un SUV coupé deportivo que ofrece hasta 300 kW (408 hp) de potencia y una autonomía de hasta 446 kilómetros (según el ciclo WLTP) con una sola carga de la batería. La iluminación Matrix LED digital está disponible por primera vez en un vehículo de fabricación en serie. La luz se divide en pequeños píxeles que permiten un control excepcionalmente preciso.

La llegada al mercado en Europa está prevista para la primavera de 2020. El Audi e-tron Sportback combina la potencia de un espacioso SUV con la elegancia de un coupé de cuatro puertas y el carácter progresivo de un vehículo eléctrico. Mide 4.9 metros de largo, 1.935 metros de ancho y 1.6 metros de alto. Su techo se extiende de forma casi plana sobre la amplia carrocería y desciende de forma muy marcada en su zona posterior hasta llegar a integrarse en unos pilares D visiblemente inclinados. El borde inferior de la tercera ventanilla lateral se eleva en su parte final, una característica típica de los modelos Sportback. Elementos como la parrilla Singleframe octagonal, las pronunciadas salpicaderas o la escultural parte trasera hacen que el Audi e-tron Sportback responda claramente al lenguaje de diseño de la marca. Por otra parte, ciertos detalles indican que se trata de un modelo puramente eléctrico.

 

Como ejemplo cabe destacar la parrilla, con barras verticales y cerrada en gran parte, que está pintada en gris platino claro, una característica que identifica a los modelos e-tron. También los faros Matrix LED hablan de la electrificación de este modelo, con sus cuatro segmentos horizontales que crean una firma específica en las luces diurnas. El equipo de diseño ha querido poner el foco también en la ausencia de salidas de escape en el difusor trasero. Y en la parte trasera, una línea de luz conecta los grupos ópticos entre sí. Un total de trece acabados de pintura están disponibles para el SUV coupé totalmente eléctrico, incluido el nuevo color metalizado azul Plasma, que es exclusivo del e-tron Sportback.

 

El logotipo en la tapa de carga presenta el llamativo color naranja de alto voltaje, que también puede aplicarse a las pinzas de freno. Las molduras de las salpicaderas están pintadas de serie en gris antracita mate y sirven para resaltar el carácter off road. La línea de equipamiento S line pone especial énfasis en el ADN deportivo del Audi e-tron Sportback. Incorpora de serie llantas de 20 pulgadas y suspensión neumática deportiva. Las facias están marcadas por expresivas entradas que mejoran el flujo de aire, se sitúan bajo los faros y crean una apariencia dinámica. Un emblema S line está presente en la parrilla, mientras que los marcos inferiores de las puertas, de aluminio y retroiluminados, incluyen el emblema #S.

 

En la parte trasera, tanto el alerón de serie como el difusor que se extiende por todo el ancho del vehículo, contribuyen a mejorar la excelente aerodinámica. El Audi e-tron Sportback con los retrovisores exteriores virtuales y el acabado S line logra un excepcional coeficiente aerodinámico de solo 0.25, un valor mejor que el de su hermano de gama, el Audi e-tron. Esto se debe, principalmente, a la forma coupé de su carrocería y a la menor resistencia aerodinámica. El diseño minimiza las turbulencias de aire en determinadas zonas, lo que en última instancia también beneficia el consumo. En el ciclo WLTP, el SUV coupé es capaz de alcanzar una autonomía de hasta 446 kilómetros con una sola carga de la batería. Aproximadamente diez de los kilómetros extra que ofrece en comparación con el e-tron se pueden atribuir a la aerodinámica. Los retrovisores exteriores virtuales opcionales, cuyos soportes en forma de ala integran pequeñas cámaras, son también importantes en la mejora de la eficiencia.

 

Las imágenes que obtienen son proyectadas en pantallas OLED de alto contraste, ubicadas en la transición entre el tablero y las puertas. Si el conductor mueve su dedo hacia la superficie de la pantalla táctil, se activan símbolos que permiten reposicionar la imagen. Además, el sistema tiene capacidad para adaptarse automáticamente a tres situaciones de conducción: carretera, maniobras de giro y estacionamiento. El objetivo es proporcionar siempre una visibilidad óptima en cada escenario. Con la iluminación Matrix LED digital, disponible opcionalmente, Audi presenta una primicia mundial en un vehículo de producción. La luz que emiten sus diodos se divide en pequeños píxeles, capaces de iluminar la carretera con gran resolución.

 

El diseño se basa en una tecnología denominada DMD (dispositivo de microespejo digital). En su parte central hay un pequeño chip que contiene un millón de microespejos, cuya longitud es de apenas unas centésimas de milímetro. Con la ayuda de campos electrostáticos, cada espejo individual puede inclinarse hasta 5,000 veces por segundo. Dependiendo de la configuración, la luz LED se dirige a través de las lentes hacia la carretera o se absorbe para enmascarar determinadas áreas del haz de luz. En el Audi e-tron Sportback, la luz digital que ampliará la oferta a mediados de 2020 realiza múltiples tareas. Puede generar animaciones dinámicas de bienvenida y despedida que se proyectan en superficies verticales o en el suelo. Otra de las novedades en los sistemas digitales es que ahora, la función principal de la luz de carretera es mucho más eficaz a la hora de atenuar el haz en todos aquellos puntos que no interesa iluminar. También cuenta con funciones nuevas como la luz de carril, de orientación y de marcado.

 

El Audi e-tron Sportback 55 quattro permite al conductor vivir la experiencia de combinar la eficiencia y las prestaciones con la mayor suavidad de rodadura. Cada eje está equipado con un motor eléctrico asíncrono alimentado con corriente trifásica por la electrónica de potencia. Con una potencia total de 265 kW (360 hp) y 561 Nm de par, los dos motores eléctricos otorgan al SUV coupé una gran capacidad de aceleración desde parado, totalmente en silencio y sin emisiones nocivas. El Audi etron Sportback 55 quattro necesita apenas 6.6 segundos para alcanzar los 100 km/h y su velocidad máxima está limitada electrónicamente a 200 km/h. Al cambiar el selector de D a S y pisar el pedal del acelerador a fondo, el conductor activa el modo “boost”.

 

En este momento, el sistema genera 300 kW (408 hp) de potencia y 664 Nm de par durante ocho segundos. Esto permite al nuevo Audi cubrir la aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 5.7 segundos. Las cajas de cambios de engranajes planetarios de dos etapas se encargan de transmitir la fuerza de los motores eléctricos a ambos ejes. La tracción total eléctrica garantiza un excelente agarre y un alto dinamismo en cualquier superficie. Con ella, Audi escribe un nuevo capítulo en la historia de su afamado sistema de cuatro ruedas motrices. La tracción quattro reparte el par motor de manera constante y equilibrada entre ambos ejes en fracciones de segundo.

 

En la mayoría de los escenarios, el Audi e-tron Sportback utiliza exclusivamente su motor eléctrico trasero para lograr una conducción lo más eficiente posible. Si se requiere más potencia de la que es capaz de entregar el motor posterior, la unidad frontal se activa instantáneamente. Esto también ocurre de manera predictiva antes de que se produzca un deslizamiento cuando se circula sobre terrenos de baja adherencia, al afrontar curvas a ritmo rápido o si detecta algún tipo de subviraje o sobreviraje. Un factor clave a la hora de lograr ese carácter deportivo y esa dinámica sobresaliente que ofrece el SUV coupé en toda situación es la ubicación de algunos componentes mecánicos, que ayudan a rebajar el centro de gravedad de manera considerable si lo comparamos con un SUV convencional. Todos los elementos pesados se agrupan en el centro del vehículo.

 

La distribución de pesos por ejes, con una relación de casi 50:50, está perfectamente equilibrada. Los ejes de cinco brazos, la dirección progresiva y el sistema de frenos electrohidráulico aseguran un comportamiento ágil y un alto grado de confort. El sistema de conducción dinámica Audi drive select, instalado de serie en el Audi e-tron Sportback, permite modificar la conducta del sistema de propulsión gracias a sus siete perfiles diferenciados, que establecen una clara distinción entre comodidad y deportividad. La suspensión neumática adaptativa con control de amortiguación contribuye en gran medida a lograr ese carácter tan versátil. A velocidades altas, la carrocería se sitúa más cerca del suelo, lo que mejora notablemente la aerodinámica y aumenta la autonomía.

 

El sistema es capaz de variar la altura hasta 76 milímetros. La batería del Audi e-tron Sportback 55 quattro tiene una capacidad total de 95 kWh (86.5 kWh netos) y funciona a un voltaje nominal de 396 voltios. Forma un bloque plano y ancho, que va fijado en 35 puntos a la estructura, bajo el habitáculo. El sistema de batería es excepcionalmente rígido y está diseñado a prueba de choques, gracias a una sólida carcasa protectora de aluminio que contiene los 36 módulos de celdas. Durante las deceleraciones de hasta 0.3 g, que suponen más del 90% de las frenadas en la conducción diaria, la batería de alto voltaje se carga mediante los motores eléctricos, principalmente el trasero. De esta manera, ambos propulsores se convierten en generadores de energía, tanto en modo de inercia cuando el conductor levanta el pie del acelerador, como durante las fases de frenada.

 

El grado de recuperación se puede establecer en tres etapas mediante las levas del volante. Comparado con el Audi e-tron, en el Sportback se permite aún un mayor grado de diferenciación. Al frenar desde 100 km/h, el Audi e-tron Sportback puede recuperar un máximo de 300 Nm y 220 kW (300 hp). Al igual que sucede con el e-tron, esto representa más del 70% de la potencia que es capaz de generar y más de lo que puede recuperar cualquier otro modelo de producción. El SUV coupé logra hasta el 30% de su autonomía a través de la recuperación.

 

El equipo de frenos, cuyo innovador concepto de activación electrohidráulica permite responder con una gran inmediatez, entra en juego solo cuando las deceleraciones son superiores a 0.3 g. Dependiendo de la situación de conducción, el sistema de recuperación de energía decide si hace uso exclusivo de los motores eléctricos, de los frenos o de una combinación de ambos. La transición entre el freno eléctrico y el hidráulico es suave y homogénea, por lo que el conductor ni siquiera lo nota. Las fuerzas de frenado permanecen constantes. La gestión térmica altamente flexible, que consta de cuatro circuitos separados, regula la temperatura de los componentes de alto voltaje con la máxima eficiencia. Esto permite una carga rápida de corriente continua, un ciclo de vida útil prolongado de la batería y un rendimiento siempre óptimo, incluso durante un uso intensivo continuado. En el momento de su lanzamiento al mercado, Audi ofrecerá el SUV coupé totalmente eléctrico con una segunda variante del motor. El e-tron Sportback 50 quattro genera 230 kW (313 hp) de potencia y 540 Nm de par.

 

La batería prescinde del ‘piso’ superior y se compone de 27 módulos de doce celdas cada uno. El conjunto, que pesa aproximadamente 120 kilogramos menos que el del Sportback 55 quattro, proporciona 71 kWh de potencia total (64,7 kWh netos). Gracias a esta batería es posible cubrir distancias de hasta 347 kilómetros con una carga completa, según el ciclo WLTP.

 

El Audi etron Sportback 50 quattro acelera de 0 a 100 km/h en 6.8 segundos y alcanza una velocidad punta de 190 km/h. En trayectos largos, el Audi e-tron Sportback 55 quattro puede cargarse con corriente continua (CC) de hasta 150 kW en estaciones de carga rápida. En poco menos de media hora, la batería alcanza el 80% de su capacidad, suficiente para continuar el viaje y poder recorrer una amplia distancia. El Audi e-tron Sportback 50 quattro, por su parte, admite cargas de hasta 120 kW y logra el 80% de la capacidad de su batería exactamente en el mismo tiempo. Con una distancia entre ejes de 2.9 metros, el Audi e-tron Sportback ofrece una gran amplitud para cinco ocupantes y su equipaje. La altura libre al techo en las plazas traseras es solo 20 milímetros menor que en el Audi e-tron. El interior del Audi e-tron Sportback es una elegante zona de relax que combina a la perfección diseño y tecnología. Un arco de grandes dimensiones que se extiende por el panel de instrumentos y el tablero, de puerta a puerta, integra armoniosamente la cubierta de la instrumentación digital Audi virtual cockpit. Su elegante pantalla parece quedar libremente suspendida en el aire. Los paneles de las puertas integran los monitores de los espejos retrovisores virtuales opcionales.

 

La consola central, con sus dos pantallas táctiles, se inclina hacia el conductor, lo que la hace particularmente ergonómica. Igual que todos los modelos de categoría superior de Audi, el e-tron Sportback también presenta el sistema MMI touch response con dos pantallas. El equipamiento de serie del e-tron Sportback también incluye la instrumentación Audi virtual cockpit de 31.2 cm (12.3) pulgadas. Esta pantalla destaca por su resolución extremadamente alta de 1,920 x 720 píxeles y permite cambiar entre dos modos de vista mediante el botón ‘View’ del volante. El Audi e-tron Sportback está equipado de serie con el MMI Navegación plus y la radio digital DAB+. El sistema de infotainment de alta gama es compatible con el estándar de transmisión de datos de alta velocidad LTE Advanced e integra un punto de acceso Wi-Fi para los dispositivos móviles de los pasajeros. Además, la aplicación gratuita myAudi puede conectar el auto a un smartphone, lo que permite al usuario del Audi e-tron Sportback gestionar todos los procesos de carga de forma remota. Estos incluyen consultar el estado de la batería y la autonomía, programar e iniciar los procesos de carga y mostrar estadísticas de conducción.

 

En viajes de larga distancia, el planificador de rutas e-tron muestra las paradas necesarias durante el trayecto, tanto en la aplicación como en el MMI. Como complemento a la aplicación myAudi, la llave digital Audi connect key, disponible en opción, permite que un teléfono Android pueda abrir o cerrar el SUV coupé, e incluso poner en marcha el motor eléctrico. Los sistemas de asistencia al conductor que Audi ofrece en el e-tron Sportback ayudan al usuario y reducen su carga de trabajo en muchas situaciones. Los sistemas de seguridad Audi pre sense basic y Audi pre sense front forman parte de la dotación de serie. El Audi pre sense 360°, que supone la combinación de los Audi pre sense frontal, trasero y lateral, también está incluido. El Audi e-tron Sportback se fabrica en la planta de Bruselas, cuyas emisiones de CO2 son neutrales. El lanzamiento al mercado europeo tendrá lugar en la primavera de 2020. 

Audi e-tron: el primer eléctrico con el ADN de los cuatro aros

AudiE-tron

La marca de los cuatro aros presenta en nuestro país su primer modelo de producción completamente eléctrico, el Audi e-tron. Este SUV de gran tamaño es deportivo y apto para un uso diario sin restricciones. Sus dos motores eléctricos, junto a la tracción integral eléctrica quattro, logran prestaciones increíbles y una dinámica muy ágil. La batería de alto voltaje es la base para una autonomía de más de 400 kilómetros en el ciclo de conducción WLTP. El Audi e-tron se fabrica en la planta de Bruselas, que es neutral en términos de emisiones de CO2. El Audi e-tron es un SUV eléctrico para uso deportivo, familiar y de ocio. Con una longitud de 4,901 mm, una anchura de 1,935 mm y una altura de 1,616 mm, ofrece la habitabilidad y el confort característicos de los modelos de gran tamaño de la marca. Gracias a una distancia entre ejes de c, el Audi e-tron cuenta con espacio para cinco ocupantes con equipaje. La capacidad total de la cajuela es de 660 litros, lo que lo hace apto para viajes largos. Eficiencia, prestaciones y una sensación de calma total. El Audi e-tron ejemplifica la experiencia de conducción de la nueva era. Dos motores eléctricos mueven al SUV con gran fuerza, sin emisiones y con un silencio absoluto. En modo boost, los propulsores entregan una potencia combinada de 300 kW y 664 Nm de par máximo, disponibles en fracciones de segundo, con una impresionante capacidad de empuje. En este modo, el Audi e-tron sólo necesita 5.7 segundos para alcanzar los 0- 100 km/h.

 

AudiE-tron4

 

En todos los casos, la velocidad máxima está limitada electrónicamente a 200 km/h. La nueva generación del sistema quattro de tracción integral logra niveles de agarre superiores, en cualquier tipo de superficie y bajo cualquier condición climatológica. De manera continua y totalmente variable, reparte el par entre ambos ejes en fracciones de segundo. En muchos casos, el SUV eléctrico utiliza el motor trasero para lograr una mayor eficiencia. Si el conductor demanda más potencia de la que el sistema puede entregar en función de la adherencia, el sistema eléctrico redistribuye el par al eje delantero. El sistema de tracción total también entra en juego de una manera predictiva, incluso antes de que una llanta pierda adherencia. Esto sucede, por ejemplo, cuando se está trazando una curva a alta velocidad, en condiciones de baja adherencia al encontrar hielo en el asfalto; o si el auto se encuentra en una situación de subviraje o sobreviraje. La capacidad dinámica del Audi e-tron sale a relucir especialmente sobre superficies de bajo coeficiente de fricción, como pueden ser las zonas heladas.

 

Un factor clave que hace que el primer Audi eléctrico tenga una dinámica envidiable es la posición baja y centrada en la que se ubican los diferentes componentes mecánicos. La batería, por sus dimensiones, se ajusta perfectamente al tamaño del Audi e-tron y se instala entre ambos ejes en forma de bloque ancho y plano, justo por debajo del habitáculo. Esto hace que el centro de gravedad del SUV sea parecido al de un sedán. El reparto de pesos queda perfectamente equilibrado en una proporción de casi 50:50. Gracias a los modos de conducción del Audi drive select, el conductor puede variar el carácter del auto mediante la selección de siete perfiles en función de la situación, las características de la carretera o las preferencias personales del conductor. Este sistema influye, entre otras cosas, en la suspensión adaptativa con control de amortiguación. Como resultado, se establece una gran diferenciación entre el modo suave y el modo más deportivo. Los muelles neumáticos se ajustan individualmente a las condiciones de la carretera en función de la velocidad y las preferencias del usuario, llegando a variar la altura de la carrocería en hasta 76 milímetros. En viajes largos, la altura se reduce para mejorar la aerodinámica y, por lo tanto, aumentar la autonomía.

 

AudiE-tron3

 

El Audi e-tron puede cubrir más de 400 kilómetros con una sola carga, según el ciclo de homologación WLTP. El innovador sistema de recuperación de energía tiene mucho que ver a la hora de lograr esta cifra, ya que es responsable del 30% de la autonomía total. El SUV eléctrico puede recuperar energía de dos maneras: circulando por inercia mientras el conductor levanta el pie del acelerador, o mediante la frenada cuando se hace uso del pedal del freno. En ambos casos, los motores eléctricos funcionan a modo de generador y convierten la energía cinética del Audi e-tron en energía eléctrica. En deceleraciones de hasta 0.3 g, el SUV recupera energía únicamente mediante los motores eléctricos. Esto sucede en el 90% de las situaciones de conducción. El sistema de frenada únicamente entra en juego cuando el usuario pisa el pedal y se alcanzan deceleraciones de más de 0.3 g. En este caso, el sistema responde con celeridad gracias a un sistema de frenado electrohidráulico. Audi es el primer fabricante en el mundo que emplea este concepto en un vehículo de producción con motor eléctrico. En frenadas desde 100 km/h, el Audi e-tron es capaz de recuperar energía eléctrica con un par máximo de 300 Nm y una potencia de 220 kW. Esto es más del 70% de la energía que produce su sistema de propulsión. Ningún otro modelo de fabricación en serie puede alcanzar este valor. Dependiendo de la situación de conducción, el sistema integrado de control de frenada electrohidráulico decide si el auto utiliza el motor eléctrico, el freno o una combinación de ambos en cada eje de forma individualizada. La transición entre el motor eléctrico y el sistema hidráulico de frenada es suave y homogéneo, de tal manera que el conductor no lo percibe. La sensación de frenada es constante todo el tiempo.

 

AudiE-tron2

 

También tiene mucho que ver con la elevada eficiencia del Audi e-tron su sofisticada aerodinámica. Destacan los retrovisores exteriores virtuales (disponibles en la siguiente entrega) Audi Virtual Exterior Mirrors, que llegan por primera vez a un modelo de producción en serie. En lugar de los espejos tradicionales, en cada soporte se ubica una pequeña cámara, cuyas imágenes se proyectan en unas pantallas OLED de alto contraste en el interior del auto. Otras soluciones quedan ocultas a la vista como, por ejemplo, la suspensión adaptativa o la carcasa de aluminio que cubre los bajos y protege la batería de alto voltaje. Todo ello reduce el coeficiente aerodinámico, igual que lo hace la toma de refrigeración frontal activa, que incluye canales para enfriar los frenos delanteros y se convierte en punto clave en el sistema de gestión térmica. Entre las ventajas de este sistema de gestión figuran un alto rendimiento incluso bajo situaciones de carga alta, una mayor duración de la batería y una recarga más rápida. Con los retrovisores virtuales, el Audi e-tron alcanza un Cd de 0.27, uno de losmejores valores de su segmento. En un uso normal, ese coeficiente logra aumentar la autonomía en, aproximadamente, 35 kilómetros frente a un vehículo similar con motor convencional. La batería de alto voltaje puede almacenar hasta 95 kWh de energía y es la gran responsable de la elevada autonomía. Su capacidad hace que no sea necesario parar en estaciones de recarga durante los desplazamientos cotidianos. En viajes largos, como por ejemplo los de las vacaciones, los usuarios pueden hacer uso de las estaciones de carga de corriente continua (DC) de hasta 150 kW, una primicia para automóviles de fabricación en serie. Gracias a ello, con una carga de aproximadamente media hora, el vehículo está listo para cubrir una amplia distancia. También existe la posibilidad de recargar con corriente alterna (AC) hasta 11 kW; la recarga con 22 kW estará disponible como opción con año modelo 2020. Para cargar la batería en casa, Audi ofrece varias soluciones. El sistema de recarga compact puede funcionar con una toma doméstica de 110 voltios o con una toma bifásica de 220 voltios. El sistema de carga opcional connect duplica la potencia de carga hasta 22 kW. El Audi e-tron refleja el lenguaje característico de diseño de Audi trasladado a la era eléctrica, gracias a nuevos detalles que lo definen estéticamente. Algo ya típico entre los SUV de la marca es la parrilla Singleframe de diseño octogonal con barras verticales. La parrilla está cerrada en gran parte y presenta una terminación en gris platino, lo que identifica al e-tron como un modelo completamente eléctrico. En el borde inferior de los faros LED, cuatro pequeñas barras horizontales crean la firma lumínica específica e-tron como luces diurnas. Por primera vez, este elemento se integra directamente en los faros. Las expresivas tomas de aire con las inserciones en color negro dejan a la vista la ubicación de la batería, que es el centro de energía del Audi e-tron. En la parte trasera, las barras del ancho difusor ponen de relieve la ausencia de tubos de escape. El logo sobre la tapa de carga y las pinzas de freno, van pintados en el color naranja que identifica los modelos e-tron. Toques de color están también disponibles para el espacioso interior, cuyo diseño denota ligereza, inteligencia y deportividad. La consola del túnel central descansa sobre los laterales abiertos. Como flotando sobre ella, aparece el reposabrazos con el selector del cambio integrado, que el conductor maneja con los dedos pulgar e índice. Ligereza y prestaciones se funden en un mismo concepto.

 

AudiE-tron1

 

El área que rodea al conductor se orienta hacia él, incluidas las dos grandes pantallas del sistema MMI touch response. Estos dos displays reemplazan, en gran medida, a los mandos de control convencionales. Muchas funciones se pueden activar mediante el sistema de control de voz. El Audi virtual cockpit plus cuenta con una tercera pantalla en la que aparece información relativa al motor eléctrico. Los elementos funcionales de confort, unidos a los materiales de alta calidad y a un acabado artesanal, hacen de la movilidad eléctrica una experiencia Premium. El Audi e-tron se ofrecerá de serie el sistema MMI Navegación Plus, con LTE Advanced y punto de acceso Wi-Fi incluidos. El sistema de navegación es capaz de realizar sugerencias de destino inteligentes basándose en rutas previas y con la ayuda complementaria del planificador de rutas etron. Aquí se muestran, también, los puntos de recarga más adecuados dentro de los recorridos establecidos. Para ello, el sistema de navegación considera no solo el estado de la batería, sino también las condiciones de tráfico. En el cálculo del tiempo estimado para las rutas se incluyen los tiempos de carga. Numerosos sistemas de asistencia hacen que la conducción sea más relajada. Entre ellos se incluye el asistente predictivo de eficiencia. Sus consejos predictivos en el Audi virtual cockpit y el sistema de recuperación automático de energía, ayudan a conducir de una manera más eficiente. Este asistente emplea sensores de radar, imágenes de cámara, datos de navegación e información Carto-X para tener en cuenta el entorno en las rutas. En combinación con el asistente de crucero adaptativo (ACA), el asistente de eficiencia puede, además, hacer que el SUV eléctrico acelere o frene de forma predictiva. Tras los sistemas de asistencia a la conducción se encuentra el hardware controlador central, que desarrolla de forma continua un modelo exacto del entorno que rodea al coche. Los datos son obtenidos – dependiendo de las opciones seleccionadas– mediante cinco sensores de radar, seis cámaras y doce sensores de ultrasonidos. El primer modelo de producción totalmente eléctrico de Audi ya está disponible en México desde $1,919,900 MN.

El nuevo Audi e-tron FE06 será develado en Frankfurt

Audi_e-tronFE06

Daniel Abt y Lucas di Grassi comenzarán la próxima temporada de la Fórmula E, que arranca en noviembre, con un monoplaza que presenta un nuevo y espectacular diseño. El Audi e-tron FE06, que será develado públicamente por primera vez en el Salón de Frankfurt (IAA) la próxima semana, se presenta con una evolución tecnológica y con un nuevo diseño.

 

Con mucha fibra de carbono visible y una llamativa decoración en color naranja que acentúa las líneas del auto, el Audi e-tron FE06 luce con un aspecto más llamativo que su predecesor, con el que Daniel Abt y Lucas di Grassi lograron el subcampeonato para el equipo Audi Sport ABT Schaeffler la temporada pasada.

 

El monoplaza eléctrico debutará en competición en Ad Diriyah (Arabia Saudita) el fin de semana del 22 y 23 de noviembre. La próxima semana, los aficionados a la competición podrán ver al nuevo e-tron FE06 en el stand de Audi en el Salón Internacional de Frankfurt (Hall 3).

 

Aunque Audi ha buscado nuevos caminos para el diseño, como el tono naranja que procede de la gama de colores de carrocería con la que se presentó el Audi e-tron de producción, el equipo apuesta por la innovación en el resto de los aspectos. Abt y Di Grassi, la pareja de pilotos más exitosa de la parrilla, seguirá unida por sexta temporada consecutiva.

 

El equipo Audi Sport ABT Schaeffler también mantiene su confianza en socios con los que ha trabajado desde hace mucho tiempo: además del socio tecnológico Schaeffler, con el que la marca trabaja en el desarrollo del sistema de propulsión, HYLA, ITK Engineering, LGT Group, KUKA, MASCOT, Riello UPS y Würth Elektronic continúan en el equipo. SONAX, fabricante líder de productos para el cuidado del automóvil, se une también a la lista. Un nuevo socio que ha estado vinculado a la competición durante décadas y que también apoyó a Daniel Abt en sus inicios.

 

Después de un intenso programa de pruebas privadas en Alemania y en Europa, la preparación de los dos monoplazas se llevará a cabo durante las próximas semanas. El equipo viajará a Valencia a mediados de octubre para participar en las pruebas de pretemporada, donde se reunirá al resto de escuderías durante tres días.